Acampando en Lost Creek Campground


Habíamos pasado un fantástico día en McDowell Creek County Park y en South Falls en Silver Falls State Park, y por fin llegamos ya bien avanzada la tarde a las faldas de Mount Hood.

Nuestro destino para esa noche era Lost Creek Campground, muy cerca de la cabecera del sendero a las Ramona Falls, camino que íbamos a hacer el día siguiente.

El yurt, la fogata, la mesa, el lugar de la acampada.

El camping esta bastante apartado, y realmente no muy bien señalizado. Habíamos reservado un Yurt en el campamento, y a duras penas pudimos encontrar el lugar, el cual esta a bastantes kilómetros del pueblo más cercano.

Afortunadamente el Camping Host, el cual se encarga de cuidar, limpiar y mantener el camping vendía leña, pues de otro modo no hubiéramos podido cocinar aquella noche.

Poco más de dos literas, todo lo que encontramos dentro del yurt.

Un Yurt, o Yurta es una tienda portable usada fundamentalmente por los pueblos mongoles y de las estepas de forma circular. En Oregon podemos encontrar muchos campings que ofrecen este tipo de alojamiento, más austero y económico que las cabinas y con un toque más original.

Preparando la cena.

El precio del Yurt en este camping es de unos $40 por noche, y en el pueden dormir hasta ocho personas en las dos literas dobles que contiene, e incluso pueden caber mas en sacos en el suelo, pues hay espacio más que de sobra.

En sí el yurt solo contiene las dos literas con ligeras colchonetas, en donde podemos poner sabanas y mantas, o simplemente dormir en el saco de dormir. Dos sillas de plástico, de las que podemos encontrar en cualquier sala de espera, es todo el resto del decorado. Por supuesto, no hay luz, ni ninguna otra amenidad, básicamente es una tienda de campaña bastante grande y ya montada.

Capturando la luna dentro de una copa de vino.

El campamento dispone de cuatro yurts, todos dispuestos en una zona central circular alrededor del camino de acceso. En la parte exterior del circulo encontramos los lugares para tiendas de campaña o caravanas.

Cada ubicación dispone además de una mesa de picnic de madera, la de toda la vida, mesa corrida que encontramos en todos los parques, y un aro donde podemos hacer una fogata, la cual podemos usar tanto para calentarnos como para cocinar.

El camping dispone de varios baños, los cuales son simplemente fosas sépticas y de varios puntos en donde podemos acceder a agua corriente, la cual es conveniente ponerla en contenedores para luego usarla en nuestra lugar de acampada, para así no ensuciar las zonas comunes.

Literalmente el campamento esta en mitad del bosque en las faldas de Mount Hood.

Los baños estaban sorprendentemente limpios. La persona a cargo del camping, el llamado Camping Host, realiza un excelente trabajo. Por la tarde le vimos pasar en su bicicleta por todos los baños para limpiarlos y reponer el papel higiénico. Desde luego no es un trabajo fácil, pasarse varios meses viviendo una tienda completamente alejado de la civilización, pues aquí no teníamos ningún tipo de cobertura para móvil, y ni que decir de la WiFi.

Eso es parte de la gracia y de la maravilla del lugar, un par de días en donde poder desintoxicarse de todas las modernidades sin las cuales parece que no podemos vivir hoy en día.



Comentarios