Olympic

Montañas Olímpicas.
Olympic National Park fue declarado parque nacional en 1938. Esta situado en el estado de Washington en la llamada Peninsula de Olympic, y es uno de los parques con quizás más variedad en su entorno.

Dentro del parque encontramos grandes montañas como Mount Olympus, verdes prados cubiertos de flores silvestres, increíblemente frondosos bosques lluviosos, en areas en donde el agua es elemento habitual más de tres cuartas partes del año, lagos de un azul profundo rodeados de montañas cubiertas de bosques, una costa dramática y agreste. Todo esto podemos recorrerlo en el mismo día sin salirnos de esta pequeña península.

Habíamos pasado noche en Olympia, la actual capital del Estado de Washington, después de nuestra visita de Mount Rainier del día anterior. Queríamos habernos acercado más al parque nacional, pero después de Olympia la oferta hotelera se reduce bastante, y los precios pasan de ser de hoteles para viajeros de paso en las autopistas a hoteles de turistas en vacaciones, los cuales suelen tener precios más elevados.

Una vez tomada la carretera 101, empezamos a subir por la peninsula de Olympic por su lado este, el cual da al llamado Hood Canal, el cual la separa del resto del continente. Durante muchos kilómetros al carretera asciende hacia el norte completamente pegada al canal, y vamos a encontrar unas cuantas entradas a Olympic, no muy conocidas, como son Staircase, Dosewallips y Deer Park.

El principal punto de entrada a Olympic es a través de Port Angeles, la ciudad que sirve como centro turístico para acceder al parque. Además es el punto más cercano para tomar un ferry a la cercana isla de Victoria en British Columbia, Canada.

A las afueras de Port Angeles esta el centro de visitas. Llegamos un poco antes de las once de la mañana, pues el recorrido desde Olympia hasta Port Angeles es de más de dos horas. Era el primer día con sol a la vista en la última semana, y eso parecía haber sacado a los turistas desde debajo de las piedras, pues el parking se encontraba repleto de coches.

Allí conseguimos un nuevo sellos para el pasaporte de parques naciones, el cual casi ya he llenado dos páginas del area del noroeste del pacífico. La entrada es gratuita con el pase anual. Entradas válidas para siete días consecutivos están a $20 por vehículo o $10 para motoristas.

Hay que tener en cuanta las grandes distancias que hay que cubrir para recorrer esta parque, pues desde el centro de visitas de Port Angeles hasta los punto más alejados como pueden ser el bosque lluvioso de Quinault, hay mas de ciento setenta kilómetros.

Incluso en un día el cual se presagiaba soleado como este, encontramos buena parte de las montañas que recorren la carretera hacia Hurricane Ridge completamente cubiertas de nubes y niebla.

Vista panorámica de los montañas olímpicas.

Hurricane Ridge es la primera y más importante parada desde Port Angeles. Desde lo alto tenemos una impresionante vision panorámica de las llamadas Montañas Olímpicas, en donde destaca Mount Olympus con sus mas de 7,900 pies. Estas montañas contienen gran cantidad de glaciares, y forman un area de naturaleza salvaje y protegida.

Desde el centro de visitas de Hurricane Ridge podemos tomar el corto y fácil sendero llamado Cirque Rim Trail, el cual tiene como inicio y como destino el propio parking y recorre la zona norte de la cima, desde la cual podemos tener una vista de las laderas y montañas que dan hacia Port Angeles, y en días de buena visibilidad es fácil llegar a divisar Victoria.

El día de nuestra visita, el area norte de la cima se encontraba muy cubierta de nubes y niebla, y la vista de la costa y de Canada era bastante mala a nula en muchas ocasiones.

Ciervo en el sendero Cirque Rim Ridge.

Paseando por este sendero es muy fácil encontrarse con ciervos, los cuales en la mayoría de las veces siguen atendiendo a sus quehaceres sin prestar demasiada atención a los paseantes.

El Cirque Rim Ridge puede extenderse hasta llegar a Sunrise Point, pero este requiere un importante ascenso, y en muchas ocasiones esta cubierto de nubes, como nos ocurrió a nosotros, y la visión desde lo alto sera un mero puré de patatas.

El otro importante sendero comienza cerca de dos kilómetros continuando la carretera, y es el llamado Hurricane Hill Trail. Este paseo es de más de cinco kilómetros de ida y vuelta y asciende por una de las laderas de la montaña, ofreciendo maravillosas vista de los montes olímpicos. Desde lo alto, hay una muy buena perspectiva de la península, siempre y cuando este despejado.

Aviso del peligro de las cabras montañesas.

En este zona es común encontrarse cabras salvajes, las cuales a pesar de parecer animales tan dóciles y agradables como los ciervos, son de lo más peligrosos, y no es raro encontrar cada año la muerte de algún turista despistado que ha sido embestido por una de estas cabras montañesas.

Flores silvestres en Hurricane Hill Trail.

En las praderas de Hurricane Hill se pueden encontrar y disfrutar de gran cantidad de flores silvestres, las cuales parecen verse en mucha más numero que las que pudimos encontrar en Mount Rainier.

Una vez acabado con el area de los montes Olímpicos, el siguiente punto más reseñable es al oeste por la carretera 101, Lake Crescent.

Lake Crescent esta situado al oeste de Port Angeles, aproximadamente a cerca de 30 kilómetros y destaca por el increíble color azul y claridad de sus aguas, el estar completamente rodeado de montañas literalmente alfombradas de Douglas Fir y por ser un lago realmente profundo. Se han registrado mediciones de cerca de 300 metros de profundidad en algunos puntos de este lago.

La 101 recorre el lago por su parte sur. Una pequeña y estrecha carretera nos puede llevar por la zona norte hasta el Log Cabin Resort, el cual es una de los pocos puntos en donde se puede apreciar el lago desde su orilla norte.

Este complejo de cabinas ofrece un buen número de estas situadas a pocos metros de la orilla del agua, muchas con sus mesas de picnic o cómodos sillones para disfrutar del contraste entre el azul del lago, contra el verde de las montañas y el azul de cielo, cuando tiene a bien, claro esta.

Lake Crescent desde Log Cabin Resort.

Este es uno de los lugares en donde podremos rentar canoas, kayaks o simplemente botes de pedales para pasar un rato agradable por el agua.

Vista de Lake Crescent desde Lake Crescent Resort.

Continuando por el sur por la carretera 101 y a mitad del lago encontramos el Lake Crescent Lake. Otro complejo en donde encontramos cabinas también al estilo rústico pero no tan espartano como las de Log Cabin Resort. Las vistas del lago desde la terraza del hotel son dignas de tomar un descanso en nuestro camino y disfrutar de una ligera comida junto a una copa de vino o una sidra.

Hora de comer. Hamburguesa de carne de Alce con queso y pan gluten free.

Aqui también podremos alquilar algún kayak, pero la oferta es mucha más limitado que el a zona norte.

No más de un kilómetro del hotel esta el comienzo de las Marymere Falls, las cuales se encuentran a cerca de dos horas de caminata (ida y vuelta).

También encontramos en esta area el NatureBridge, un centro de enseñanza de conservación y educación de las futuras generaciones para el mantenimiento de este Planeta y sus recursos.

Esta sera realmente la única parada en todo nuestro recorrido por al 101 de Lake Crescent, la carrera apenas ofrece más que algún que otro aislado punto para para el coche y tomar una instantánea.

El punto lugar que visitamos en ese día antes de volver a Port Angeles para pernoctar, fue Sol Duc Hot Spring Resort. Este complejo de cabinas, muy similares a las de Log Cabin Resort, ofrece además unas piscinas de aguas termales, muy sulfatadas, así que mejor ir preparados para aguantar un fuerte olor al típico huelo podrido de este tipos de lugares.

Entrada del Sol Duc Hot Sprint Resort.

El precio de las piscinas es de $14, y ofrecen tres piscinas termales de agua caliente y una piscina de agua fría para refrescar un poco el cuerpo. Ademas el complejo ofrece un area de picnic para los que quieran pasar todo el día en los sulfatos.

El precio después de las seis de la tarde se reduce a sólo $9, pues las piscinas cierran a las nueve de la noche.

Este recorrido es mucho más que suficiente para cualquier primer día en Olympic, y eso que aún no hemos llegado a dos de los lugares más importantes como son la costa y los bosques lluviosos.




Comentarios