Mount Baker


De nuevo otro amanecer con nubes, como viene siendo costumbre en los últimos días. En cualquier caso hasta ahora hemos tenido la enorme suerte de llevar un solecito encima de nosotros allí a donde vamos, así que hoy intentaríamos lo mismo con un nuevo destino: Mount Baker (10,781 feet).

Mount Baker esta situado aproximadamente a 100 kilómetros al este de Bellingham, siguiendo la carretera 542, también llamada Mount Baker Highway.

Más que una montaña podemos considerarla una pequeña cordillera al oeste de North Cascades, y se encuentra dentro del conocido Snoqualmie National Forest.

Otros picos menos renombrados en este sistema son Mount Shuksan (9,131 feet) o Mount Sefrit (7,191 feet).

Durante el invierno los amantes a la nieve pueden disfrutar de varios remontes para practicar su deporte favorito en estas montañas.

Nosotros llegamos desde el sur, pues hablamos pasado noche en Mount Vernon, al sur de Bellingham en la autopista 5.

Tomamos la carretera 9, la cual recorre buena parte del Washington rural y agrícola, con gran cantidad de granjas y ranchos. La mayoría de los cultivos de la zona son de regadío, pues esta es una zona con abundancia del líquido elemento. Respecto a la ganadería, fundamentalmente ganado vacuno en su practica mayoría.

Acme en la carretera 9.
Conduciendo la 9 encontramos algunos pueblos curiosos, como el pueblo del correcaminos y el coyote, llamado Acme.

En Mapple Falls paramos en una oficina de turismo para recabar información sobre los principales puntos de interés. Nos indicaron que la ruta era bien simple, seguir la carretera 542 hasta el final de esta, cerca del Mount Baker Wilderness.

Otros puntos de interés son Silver Lake al norte de Mapple Falls, Nooksack Falls apenas a poco más de un kilómetro desde la carretera, Picture Lake y Header Meadows en la subida hacia Artist Point (5,100 feet) son otras destacadas paradas en la ruta.

Pocos más kilómetros adelante encontramos un oficina de información de los parques nacionales. Allí pude sellar mi pasaporte de parques nacionales y nos confirman que el acceso es gratuito con el pase anual federal. De no ser así es necesario comprar un pase de al menos un día por $5.

Los ranger no nos dieron diferente información de la que ya habíamos recibido, así que simplemente colgué el pase anual en mi coche para hacerlo visible a cualquier ranger y continuamos la ruta.

Por el camino atravesamos muchas partes en donde el bosque se vuelve mágico con riachuelos y árboles completamente cubiertos de musgo.
La carretera empieza subiendo muy suavemente. El paisaje es cada vez más y más frondoso, y es fácil ver los arboles cubiertos de musgo, debido a la gran humedad de este lugar.

Nooksack Falls.
Aproximadamente a 10 kilómetros después de Glacier, el último pueblo que encontramos en la carretera, esta la desviación de las cascadas Nooksack. Bajando por cerca de un kilómetro en un carretera de tierra llegamos al parking, justo antes de un pequeño puente de piedra, debajo del cual y a pocos metros se precipita el North Fork Nooksack River en una caída de más de treinta metros.

Despues un kilómetro en camino de tierra, el parking nos deja muy cerca de las cascadas.
Peligo por piedras deslizantes.
El area esta bastante protegida con vayas, pues la zona cercana a las cascadas es de grandes y muy resbaladizas piedras, y a pesar que estas vayas no forman parte del entorno pero proveen de la necesaria seguridad para un visita sin contratiempos.

Sujetando el agua!
Las lluvias de los últimos días habían incrementado el caudal de los ríos de prácticamente todo el estado, y esto se notaba en las cascadas, pues corrían con fuerza y con mucha agua.

Poco después de las cascadas encontramos varios campings y algunos lodge dedicados a los turistas de invierno fundamentalmente.

A partir de entonces la carretera empieza a inclinarse mucho más y las curvas empiezan a hacerse mucho más cerradas.

A mitad de la subida encontramos la Estación de Ski Mount Baker, la cual se encuentra cerrada, pues a pesar de encontrar bastante nieve en la cumbre de la montaña, no hay suficiente para poder mantener abierta ninguna pista, como si ocurría en Mount Hood cuando lo visitamos hace unos días.

The Firs Chalet.
Más arriba encontramos un gran edifico de madera, The Firs Chalet, el cual aloja a grupos de cualquier edad en retiros normalmente de tipo espiritual. El edificio se encuentra en frente de uno de los muchos pequeños lagos que vamos a encontrar alrededor de la montaña y con excelentes vistas de Mount Shuksan.

Panorama de Picture Lake.
Un par de curvas según continua subiendo la carretera, esta Picture Lake, un precioso y pequeño lago orientado hacia Mount Shuksan. El lago se puede recorrer completamente con un agradable paseo, y muchas areas son facilmente accesible con caminos de madera por encima de las areas más húmedas.

Vistas de Mount Shuksan desde Picture Lake.
Muchas partes del recorrido alrededor de Picture Lake son muy accesibles.
A poco menos de 10 kilómetros antes de Artist Point encontramos Header Meadows, lugar del último centro de visitas, el cual ofrece una confortable, agradable y cálida chimenea, junto con información relacionada con la cordillera de montañas y las actividades realizadas en el area desde principios del siglo XX.

El perfecto lugar para un picnic en la montaña.
Dónde está el abrebotellas?
Aquí podemos encontrar multiples mesas de picnic situadas en lugares estratégicos, algunas de ellas con increíbles vistas. Tuvimos de nuevo la fortuna de encontrar libre una en lo alto de un altillo con una vistas fabulosas, rodeados de cumbres montañosas y con varios lagos, ríos y cascadas de agua cayendo cientos de metros a lo lejos.

Cascadas cayendo a lo lejos.
Lagos y montañas.

El día de nuevo se tomó una pausa con nosotros, una suave brisa y algún que otro rayo de sol hicieron el complemento perfecto para un perfecto picnic.

Bagley Lakes.

Acabada la comida, bajamos el valle hasta los Bagley Lakes, los cuales componen una cadena de varios lagos alrededor de un rio que corre valle abajo.

Las vistas en este sendero son espectaculares. Tanto del valle, los lagos y los picos que nos rodean en cualquier dirección en la que miremos.

Vistas desde el sendero de los Bagley Lakes.
Los primeros metros de la bajada son un poco más complicados, pues son varios escalones creados para evitar las lisas rocas, pero en cualquier caso con toda el agua que había caído y que estaba empezando a caer otra vez, hace de esta parte un area para andar con cuidado y así evitar cualquier resbalón y caída.

Una vez en la parte mas baja del pequeño valle, solo hay que tener cuidado fundamentalmente con el agua del rio y el barro que la rodea.

Tranquilo y agradable fuego en el centro de visitas.
El paseo puede extenderse hasta los Chain Lakes, los cuales se encuentran no muy lejos de allí.

Esta vez si que la lluvia estaba haciendo acto de presencia. La tarde se había tornado completamente cubierta sin posibilidad que sol aparecieron por ningún resquicio.

De vuelta al coche decidimos terminar la carretera hasta Artist Point. Las nubes estaban muy bajas y la niebla cubría buena parte de la carretera ya muy mojada por la lluvia que estaba cayendo y por el deshielo de la gran cantidad de nieve que se encontraba a los lados de la carretera.

Un muro de nieve en Artist Point.
Nieve y niebla en Artist Point.
Al llegar a Artist Point nos encontramos con algunos muros de cerca de tres metros de nieve todavía, y cualquier paseo por la zona requería de andar por la nieve la mayoría del tiempo. Pero a estas alturas el día estaba realmente muy frío y la niebla apenas dejaba ver mucho de los alrededores.

Silver Lake.
De regreso en la 542 y pasando por Mapple Falls tomamos la desviación hacia Silver Lake Recreation Area.

Silver Lake esta partido en dos lagos asimétricos uno bastante más grande que el otro. El más pequeño lo podemos cruzar por un bonito puente de madera y ofrecen bonitas vistas de las montañas y de varias casas ubicadas a las orillas del lago. El más grande esta mas orientado a los botes de recreo y de pesca, pero también ofrece bonitas vistas de los bosques y las montañas.

Atravesando el puente de Silver Lake.
Además ayudaba a crear más dramatismo el intenso cielo que teníamos con mezcla de claros azules con nubes blancas y negras de tormenta.

Esta fue realmente la última parada en la zona de Mount Baker. Iniciamos el regreso hacia Seattle, pues la idea era entrar en Olympic al día siguiente.

Como teníamos reserva para pasar la noche en Tacoma, y en cualquier caso teníamos que pasar por Seattle, decidimos desviarnos apenas cinco minutos y disfrutar de una cena gluten free en Ghostfish. Para nuestra sorpresa la cervecería se encontraba abarrotada, pues parece que los Lunes tienen el Trivia Night, en donde un DJ ameniza a los comensales con música y preguntas.

Tomamos unas muestras de las cervezas que no habíamos tomado en nuestra visita anterior, así como una pizza de base gruesa, la cual es muy difícil de encontrar en gluten free, pues la mayoría suelen ser muy finas.

Thick Crust Gluten Free Pizza.

Las cervezas estaban un poco más suaves que las últimas, pero la pizza estaba exquisita. Un final feliz para un fantástico día.


Comentarios

Publicar un comentario