La ruta de las 17 millas


17-mile drive es una curiosa carretera que se extiende entre Monterey y Carmel en el llamado Del Monte Forest y buena parte de la costa de la península de Monterey.

La cuestión es que es una carretera de peaje, o al menos así es para todo aquel que no viva o trabaje en la zona. No es una parque nacional o estatal, es una carretera privada que alberga alguno de los mejores clubs y campos de golf de país, como es el Pebble Beach Golf Course y en su recorrido nos encontramos con mansiones y villas espectaculares, las cuales a cualquiera le harian falta varias vidas para poder pagar.


La entrada o peaje es de $9 dollares y es valida por todo el día, hasta las ocho de la noche. existen varias posibles entradas, hasta cinco en total, cada una con su conveniente puesto de pago: Pacific Grove Gate es la que se encuentra mas al norte, luego viene Country Club Gate, Samuel F.B. Morse Gate, Highway 1 Gate y finalmente Carmel Gate, situada en su extremo sur, y que da entrada a Carmel-by-the-Sea.

Durante toda la ruta es fácil encontrar multitud de ciclistas, a los cuales desconozco si también se les pide el consabido peaje o no, aunque desde luego es una manera excelente de disfrutar del deporte en un marco incomparable.


La ruta la comencé en la entrada principal, la Highway 1 Gate, la cual suele servir de inicio para las mayoría de las visitas. Aquí estas los principales lugares en donde parar.

Shepherd's Knoll el cual ofrece una vista de la bahía de Monterey y de las montañas de Santa Cruz. Lamentablemente todo el bosque de Del Monte se encontraba cubierto por la niebla de Pacifico.

Huckelberry Hill en donde es fácil encontrar gran cantidad de estos arbustos, huckelberry, y el cual marca uno de los puntos mas altos del recorrido, lo cual no evito que estuviera completamente cubierto de niebla.

Spanish Bay. Don Gaspar de Portola, explorador español y su compañía acamparon aqui en su búsqueda por el área de la bahía de Monterey. Ofrece unas maravillosas playas de arenas, envueltas en niebla!.


The Restless Sea. Como no, la habitual niebla, junto con la bravura del Pacifico y lo accidentado de la costa son un perfecto escenario para la catástrofes navales. Mas de uno y mas de dos barcos han terminado sus dias en esta zona de la costa californiana.


Point Joe. Se pensaba que esta era una de las entradas a la bahía de Monterey. Su nombre proviene de un chino el cual vivía en una esta zona de la costa y cuyo nombre dicese que era Joe, aunque no esta muy claro si el fue quien dio el nombre a quien.

Bird Rock. Esta enorme roca a pocos metros de la costa sirve de nido de numerosas especies de aves, así como de buen numero de focas y leones marinos, los cuales se hacen oir sin problemas.


Fanshell Overlook. Esta playa de arenas blancas es usada por las focas para alimentar a sus crías en los primeros días de primavera. En cualquier caso la zona esta cerrada en esa época (desde el 1 de Abril hasta el 1 de Junio) en orden de preservar la intimidad de los animales.


Cypress Point Lookout. Desde aquí se puede contemplar algunas de las mejores vistas de la costa de Monterey, con su inamovible habitante, el Ciprés de Monterey.


Crocker Crove. Esta área de cerca de 13 acres alberga algunos de los cipreses centenarios del bosque Del Monte. El abuelo de todos los cipreses se encuentra en esta zona del bosque.


The Lone Cypress. El Ciprés solitario esta situado en lo alto de un saliente de un acantilado y lleva allí mas de 250 años soportando los fuertes vientos del Pacifico que azotan la zona. Desde un ejemplo de perseverancia y cabezoneria en contra de todo y de todos.


The Ghost Tree. Los restos de un antiguo ciprés, emblanquecidos por el tiempo, el viento y el aliento del mar.


Pebble Beach, Lodge and Golf Course. Construido en 1919, el hotel es el núcleo central y alma del conocido campo de golf Pebble Beach, el cual es usado para uno de los torneos mas importantes del circuito americano. Principales figuras del deporte de la pelotita, así como famosos de todo tipo han pasado por este hotel y por este campo.


Curioso que aquí conocí a uno de los porteros del Hotel de origen latino, con el cual entable conversación por eso de la universalidad del fútbol, el del Barcelona y yo del Madrid!. Me contó diversas anécdotas del hotel, como que el carácter arisco del Niño (Sergio Garcia) en contradicción con el cariño y simpatía de Antonio Banderas, otro aficionado del Madrid.

Comentarios

  1. Una pasada de imágenes. Que suerte tienes de poder disfrutarlas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. que bonito, espectaculares imagenes, a ver si algun dia puedo visitarlo, un abrazo, mery

    ResponderEliminar
  3. Gracias. Fue una pena que durante la mañana el dia estuviera muy nublado, pero es lo tipico de esta zona!

    ResponderEliminar
  4. He estado ahora en Septiembre en Pebble Beach y realmente es tal como tu lo describes, todo tan exclusivo para los ricos pero a la vez de un paisaje precioso y relajante.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario