Wallowa Lake Tramway


Pasamos la noche en La Grande, mas o menos a una hora de Lake Wallowa, así que tras un rápido desayuno emprendimos ruta hacia el lago.

Todavía era temprano cuando llegamos, pero ya había bastante gente en el lago esperando a disfrutar de un día de fin de semana.

Llegada del teleférico a la base, un operario se encarga de desengranar la cabina.

La carretera recorre el lago por su  lado occidental, de punta a punta, y acaba en un área de campings, hoteles, restaurantes y a mayoría de los negocios para actividades en el agua, como la marina en donde rentar un bote, varios establos en donde poder montar a caballo por la zona o el principal es el Tramway, un teleférico que te lleva hasta lo alto de Mount Howard, en donde poder admirar unas vistas tanto del lago, como del valle y de las montañas al sur, las cuales constituyen el área salvaje más grande de Oregon, los llamados Pequeños Alpes de Oregon.

Entrando en la cabina.

El recorrido del teleférico es de aproximadamente de veinte minutos, y la verdad es que el mecanismo de las cabinas no es de lo más moderno, pues hace falta un operador para mover las cabinas una vez que estas llegan a su destino, pues estas desengranan de la cadena principal y se quedan sin tracción. Es un sistema más tradicional y básico, pero permite poder subirse o bajarse de estas con más tranquilidad.

Subiendo en el teleférico.

Durante la subida tenemos fundamentalmente un panorama de las montañas y del lago una vez que ya hemos ganado suficiente altura.

Una vez llegado a lo alto de Mount Howard tenemos varias rutas que recorrer por la cima, aunque ninguna de ellas llega a tener una distancia por encima de uno a dos kilómetros.

Vista panorámica desde Valley Overlook.

Para conseguir las mejores vistas del valle y de Lake Wallowa, lo ideal es hacer el Valley Overlook Loop, el cual nos lleva primero al Canyon Overlook and Seven Devils Overlook para continuar hasta el Valley Overlook.

Plano con las distintas rutas.

Durante la primera parte de este camino vamos a encontrarnos con un montón de pequeños habitantes de estas alturas, pues a nuestro paso vamos a ver el pequeño y gracioso perfil de un montón de topos, los cuales se asoman de sus toperas para contemplar el incesante pasar de los turistas.

Paisajes en lo alto de Mount Howard.

Es curioso como de egoístas a veces nos comportamos los humanos, a pesar que durante el recorrido encontramos continuas indicaciones de no dar de comer a los animales, siempre hay gente que empieza a alimentarlos con todo tipo de comida para humanos, la cual, los pobres animales no tienen ningún problema en aceptar, pero esta conducta lo único que hace es perjudicar a los pobres animales, pues se acostumbran a no buscar su propia comida y pierden ese sentido salvaje por un par de pipas.

Uno de los topos disfrutando el almuerzo.

Con todo esto, es muy normal que si nos sentamos en la pradera, multitud de estos topos se nos acercan, más por el interés de poder conseguir comida que por ninguna otra razón. Por supuesto, además de los topos, las que más se atreven con los turistas son las ardilla, chipmonks, pues están son un poco más pequeñas que la típica ardilla del Retiro.

Marcela rodeada de ardillas esperando la comida que nunca les llegó.

Cuando llegamos al Valley Overlook vimos gente preparándose para saltar con parasailing. Estaban al borde del precipicio buscando la racha de aire adecuada con la que poder alzarse al aire. Según pudimos ver, esta es una zona muy concurrida para los amantes de este deporte, y pudimos ver que en el aire ya había un par de paracaídas sobrehilando las montañas y el lago. Además hay que tener en cuenta que el pago del teleférico te permite acceder a el todas las veces que quieras durante el resto del día, así que siempre puedes hacer un viaje de subida en la cabina y otro de bajada en el paracaídas.

Vista de los Pequeños Alpes de Oregon.

Una vez acabado la caminata hacia el mirador del valle, lo recomendable es tomar la ruta hacia el sur, al Royal Purple Overlook, en el cual vamos a poder apreciar los llamados Pequeños Alpes de Oregon, y la verdad es que la secuencia de picos, con el lago y la forma de estos si que recuerdan los parajes del país centroeuropeo, quizás con un poco menos de nieve, pero el perfil es muy característico.


Disfrutando de una limonada y una cerveza en lo alto de la montaña.

Además con música amenizándonos.


Antes de bajar al valle podemos disfrutar de un picnic en el área cercana al terminal del teleférico, en donde también encontramos el Summit Grill. Este pequeño restaurante ofrece una agradable terraza con vistas a las montañas y Wallowa Lake, y podemos tomar algún tipo de sandwich o hamburguesa son una cerveza o soda, y normalmente estaremos siendo amenizados con música en vivo.


Comentarios