Mi primer post


El otro día estaba leyendo un fantástico post de yoblogueo llamado "Mi blog es una mierda y voy a cerrarlo". Al acabar no pude evitar recordar mi primer post.

Domingo, 11 de Enero de 2009, "Arizona Diciembre 2008" se titulaba. Acababa de llegar de un viaje por Arizona antes de Navidad. Llevaba ya tiempo pensando en eso de la blogosfera, más que nada sería una forma de poder enseñar las fotos de mis viajes por EEUU a mi familia en España, pues en aquel entonces ni yo, ni mi familia estábamos muy metidos en las redes sociales.

Pero eso no quita que mientras escribía my primer post, el cual seria el primero de una seria de posts sobre ese viaje a Arizona, no pensara en fama, dinero y gloria, ya se sabe! Ya me estaba imaginando los cientos de miles de clicks que iba a tener mi blog, como iba a poder responder a la enorme cantidad de comentarios y como iba a poder gastarme todo el dinero que Google me iba a dar!

En fin, como el famoso cuento de la lechera dice: estaba vendiendo la leche antes de ordeñar la vaca. 

Después de publicarlo, me fui a la cama intranquilo, apenas pude pensar en el baño de masas que me iba a dar al día siguiente.

Y en eso que llego el día siguiente, y ni baño de masas ni Cristo que te crió. Número de vistas: ZERO, número de me gustan: ZERO, número de comentarios: ZERO. 

¿Ya lo vais cogiendo? Ni si quiera mi propia familia me había leído, lo cual es de comprender, pues ni sabían que había empezado un blog. 

Fue una fría, desoladora y realista imagen de lo que es empezar un blog, no por escribir cosas maravillosas, no por incluir fotos fantásticas, no por tener un increíble diseño vas a tener miles de seguidores, es una tarea ardua y dura, la cual tiene dos caminos: primero, es lo que haces para vivir, eres un profesional y tienes que buscarte la vida en la blogosfera, es duro, pero es tu trabajo; segunda, lo haces porque simplemente disfrutas escribiendo, porque te parece algo mas personal que poner las fotos en Facebook o Instagram, porque simplemente disfrutas haciendolo, y todo lo demás es un añadido más.


Y tú cuando escribes ¿Qué camino eliges?



Comentarios