La Luna de Miel: Preparativos

Compras de ultima hora!

26 de Mayo de 2014, Marcela y yo uníamos nuestros corazones, nuestros caminos, fue el día de nuestra boda. Debido a visitas de familiares que vinieron desde España y Mexico, y a algunos inconvenientes en mi trabajo, no pudimos irnos de Luna de Miel después de la celebración , como deseábamos, así que el plan era dejarlo para Mayo o Junio, a más tardar.

El pequeño, pequeñísimo problema que teníamos era que: No sabíamos todavía donde ir!. Teníamos varias alternativas en mente. Queríamos algún sitio nuevo, en el que no hubiéramos estado ni Marcela, ni yo, para así poder conocerlo juntos, pero no estaba fácil el tema.

Mexico, Europa, Hawaii, Caribe eran opciones. China, Polinesia también se barajaban, pero esos destinos iban a subir bastante el costo del viaje, el cual queríamos mantener bajo presupuesto.

La cuestión era, queríamos tomarlo tranquilo y poder descansar, pero también queríamos poder aprovechar el viaje, de ser a un destino mas lejano y original, pues ya que hacíamos el esfuerzo económico y el tiempo de vuelo, no era tampoco para estar todo el día tirado en la playa o en la piscina.

En estas, después de mucho pensarlo, de mucho hablarlo, y de mucho volverlo a pensar y a hablar, tomamos la decision de pasar una semana en la República Dominicana, un todo incluido en la playa. La opción de relajarse parecía haber tomado ventaja, a pesar de que you ya había pasado allí una semana hace tiempo. Ya estaba todo decido, el lugar, el hotel, las fechas.

De Schmire Restaurant
Domingo, 4 de Mayo, esa noche salimos a cenar para celebrar que, por fin, ya teníamos Luna de Miel, a la vuelta cerraríamos todas las reservas en linea por la web.

Fuimos a cenar al, hoy en día cerrado, De Schmire en Petaluma, lugar carismático para nosotros, pues hacia tiempo que habíamos ido allí, y debido a una confusion idiomática o no se qué, nos sirvieron unos platos de "pastel de cangrejo" cuando habíamos pedido unos "solomillos"; en fin, ni en español, ni en inglés tienen mucho parecido, pero al final nos endosaron el cangrejo.

Esta vez la cena estuvo en su punto, muy rica y sobre todo, comimos lo que habíamos ordenado.

Cuando volvimos, ya por la noche, a casa y me disponía a hacer las reservas, en esto que busco la tarjeta de crédito, y ... donde esta la tarjeta de crédito? OH! NO! He perdido la tarjeta de crédito! Me la había olvidado en el restaurante!. Todo corriendo me pongo a llamar al lugar, pero nadie contesta. Cojo el coche rápidamente para llegar allí, y esta cerrado! OH! NO! En fin, calmando los nervios pensamos en ir el lunes temprano, pero OH! NO! el restaurante cierra por descanso Lunes y Martes, OH! NO!

Con toda la inquietud, a flor de piel, la tension y demás, pues no hicimos las reservas del viaje. Me pase Lunes y Martes dejando mensajes en el contestador del restaurante, sin que nadie me llamara de vuelta. Finalmente el Miércoles a mediodía consigo hablar con ellos. Les pregunto si han encontrado alguna tarjeta de crédito perdida, y me dicen que ... no, OH! NO! Desesperación, drama, me había dado un par de días de plazo para cancelar la tarjeta, pero parecía que finalmente la iba a tener que cancelar. En un último y desesperado intento les comenté si podían mirar en las carpetas donde traen la cuenta. Son negras, y como mi tarjeta también lo es, quizás, pudiera ser... Total, que se fueron a mirar, y .... OH! SI! esta vez la diosa fortuna parecía sonreírme. La dichosa tarjeta allí estaba escondida en una de las carpetas.

Ni corto ni perezoso, a la hora del almuerzo salgo zumbando en rumbo al restaurante para recogerla antes de que vuelvan a cerrar a mediodía!. Aquella tarde ya tenia de nuevo la tarjeta de crédito en la cartera, tocaba volver al tema de la reserva de la Luna de Miel.

Pero ahora el tema de Santo Domingo había perdido puntos, ya no estaba tan claro como en el pasado fin de semana, de nuevo nos asaltaban las dudas. Yo ya había estado en Santo Domingo, lo cual le quitaba la mitad del chiste al viaje. Nuevas opciones: Islas Griegas? Pero cual, y cuanto tiempo, en fin, otra vez que volvíamos a empezar con el mismo tema.

El tiempo pasaba, dudas y más dudas. En una mis búsquedas en la web, "Las mejores islas para pasar una Luna de Miel", ahi que veo una pequeña isla en la que no habíamos pensado hasta entonces. Parecía de lo mas interesante. Empecé a investigar más acerca de ella, que posibilidades de viaje ofrecía. Cada vez la cosa pinta mejor y mejor. Relax a la vez que cultura e historia, distinto, original y ... lejano, muy lejano.

Pasamos al tema del análisis del presupuesto: 

  • El avión parecía que podría a ser el más costoso, pero tras laboriosa búsqueda encontramos una opción más o menos económica. Check.
  • El hotel, hay más que de sobra, muchos y a muy buen precio. Check. 
Después de una tarde de conversación entre Marcela y yo, al final decidimos que nuestra Luna de Miel sería a principios de Junio en ... BALI.

Bali, era el destino perfecto. Ninguno de los dos habíamos estado allí. Ofrece playas para relajarse y lugares culturales e históricos para aprovechar el viaje. Además un buen amigo había pasado allí también su Luna de Miel y me habían comentado maravillas del lugar. Finalmente todo empezaba a tomar forma.

Solo quedaba el tema de las reservas. Sabíamos que vuelo queríamos, pero a la hora de ajustar los días de salida y de vuelta, la cosa se empezó a ponerse fea. Los días que queríamos, o no había vuelo, o el vuelo se disparaba de precio, OH! NO!. Tocaba mirar el calendario, días de vuelo, y en esto que saliendo un Jueves y extendiendo el viaje a más de una semana hasta el Sábado de la siguiente, el precio pasaba a ser: "Su Precio Justo". Check, reserva de avión antes de que nos birlen los últimos asientos.

Luego empezó la aventura del hotel. La semana que teníamos prevista se había estirado a casi diez días de viaje, que quitando las horas de avión, quedaban en ocho noches. Quizás demasiado tiempo para pasar todos en la playa debido a que la isla tiene varios puntos de interés, sobre todo una zona central mas boscosa, casi selvática, y montañosa. El primer paso fue partir la estancia en dos destinos: cuatro noches en el sur mas playero, cuatro noches en el centro mas montañoso y cultural.

Y lo cierto es que Bali no tiene ningún problema en cuanto a hoteles, tiene más que suficientes, más las opciones que luego allí encontraríamos. El problema es que, había algunos hoteles de auténticamente ponerse a babear!. Unos auténticos lujos y maravillas, unos HOTELAZOS! En fin, el lugar ideal en el que siempre habíamos pensado disfrutar un viaje tan especial como este.

De nuevos más conversaciones, más cálculos, más números, más opciones, y en esto que la cuenta empieza a subir. Y si esto, y si aquello, y si lo de más allá, y .... Pero al final, Qué Caracoles! Es nuestra Luna de Miel, es el viaje para recordar durante toda la vida, el más especial, es el mejor regalo que le puedo hacer a la mujer de mis sueños. Check!


Los días de playa los pasaríamos cerca de Denpasar en el Ayana Resort and Spa. Los días culturales en la montaña serían cerca de Ubud en el Hanging Gardens.




Así, el Domingo, 18 de Mayo del 2014 cerrábamos todas las reservas. Todo estaba listo para que nuestra Luna de Miel comenzara el Martes, 5 de Junio. Solo quedan las compritas de ultima hora, documentación, vacunas y preparación de maletas!


Comentarios