La super ensalada

Y de que va:
  • Algunas anécdotas con la lengua de Shakespeare.

Al poco de llegar a Estados Unidos conocí a un amigo hondureño, el cual había vivido aquí desde chico, hablamos del tema de hablar en inglés y demás, y recuerdo que me dijo:
Un día te levantaras por la mañana y será como si hubieras cambiado el chip, ya no tendrás ningún problema con el inglés.
En fin, todavía sigo esperando que llegue esa mañana!.

Bueno, tampoco hay que exagerar, lo cierto es que después de todos estos años algo se me ha quedado, pero los principios y los antecedentes fueron duros y plagados de anécdotas, la mayoría de ellos bastante divertidas...

... como cuando confundí sister (hermana) con daughter (hija) y le pregunte a una dependienta en New York por mi 35 years old daughter, en aquellos días yo no había cumplido ni los 25.

... o mis problemas al principio para diferenciar desert (desierto) de dessert (postre), y eso teniendo en cuenta que mi chiste preferido era de "Un camello va paseando por el desierto ..." y claro la gente ya se empezaba a reír imaginándose el camello andando por una enorme tarta de chocolate.

... o cuando en la fiesta de bienvenida explicaba los problemas que había tenido Antonio Cortes, que le habían paseado esposado in ballocks por todo el aeropuerto.

Pero el mas curioso de todos tuvo lugar en las semanas previas en donde estuve visitando California. En aquella época vivía en un hotel, así que prácticamente todos los días tenia que salir a comer con mis compañeros. Hasta ahí vamos, bien.

Lo típico es que cuando pides el plato principal te pregunten si quieres algo delante, lo que yo solía entender si quería una super salad, a lo cual respondía que si. Mi decepción llegaba cuando me traían una ensalada normalita y similar a la del resto de los comensales. Pensé, si esto es una super ensalada, mejor no pedir la ensalada normal.

En eso que pasaron varios días, casi una semana diría yo, durante el cual me contentaba con las extrañas super-mini salad. Hasta que finalmente un día lo comprendí todo. Sería que mi oído ya se había empezado a afinar, sería que el camarero tenia menos acento, pero en aquel momento no pude contener mi satisfacción ante las sorpresa de todos los presentes en la mesa, camarero incluido. Jamas me habían preguntado por una super salad, me preguntaban por soup or salad y ante mi respuesta de Si, tomaban el camino mas normal que era el de la ensalada!

Comentarios

  1. ¡Qué buena anécdota! No te imaginas como te comprendo. Cuando en el 89 llegué a Israel, durante los primeros tiempos no lograba pronunciar con "zeta" algunas palabras que hacen a la diferencia. Si quieres decir "córrete" en hebreo, dices "zuz", pero yo lo pronunciaba "sus", lo que significa "caballo". Te podrás imaginar el problema...

    ResponderEliminar
  2. Pues en mi caso ese día queda lejano... El inglés se me da muy mal.

    soup or salad... tiene gracia la anécdota.
    Seguro que me hubiera pasado parecido, jejeje

    ResponderEliminar
  3. El problema es que lo dicen tan rapido, que claro. Y ademas como teoricamente el ingles que aprendi alli era tipo Britanico, pues el acento es bastante diferente. A dia de hoy cuando oigo acento de las islas, si que lo noto distinto.

    ResponderEliminar
  4. Jeje, que bueno. Tu anécdota me recuerda mis propias experiencias en Nueva York. Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Este tipo de desencuentros se recuerdan siempre como algo divertido y hasta poético. Si, además, añades la posibilidad de encontrarte ante unas costumbres un poco diferentes, el gag está servido.

    Recuerdo mi primer viaje a París. En un pequeño restaurante cercano al Folies Bergère pido la carta y eligo de primer plato lo que yo creía unas judías verdes. Cuando me sirven, me encuentro en el plato un par de enormes alcachofas normandas. Había confundido haricot con artichaud.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, lo mio con el frances es casi de-que-peor. Mi primer viaje a Francia, pidiendo un cafe con leche, y me responden "cafe ole", pense que estaban de cachondeo con eso que era español y lo torero y demas, hasta que ya me dijeron que el "ole" ese significaba "con leche". Que corte!

    ResponderEliminar
  7. Muy divertida tu anécdota, para los que sólo hemos viajado por turismo nos llama mucho la atención, las dificultades que tenéis que pasar los que decidís marcharos a otro país con una lengua y cultura diferente a la nuestra, de ahí el éxito de programas como españoles por el mundo, o andaluces por el mundo etc....y por supuesto tu blog de Madrid a USA.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Gracias Rick! Desde luego que los principios no fueron nada faciles!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario