The Washoe House. La casa mas divertida del Oeste.

Y de que va:
  • La casa mas divertida de Sonoma County.

Ya mencionaba The Washoe House en mi post acerca de una excursion al pueblo de Bloomfield.

Hace unos días tuve la fortuna de volver a visitarla en el BBIT (Best Bar In Town / El Mejor Bar de la Ciudad), una excusa como otra cualquiera para tomarse una cerveza a la salida del trabajo con los compañeros del curro, algún que otro día. El último destino fue esta casa situada en Stony Point, justo en la esquina con Roblar Road.

El sitio es mas que curioso, data de 1859, es decir, que se puede considerar casi como un National Landmark, pues aquí todo lo que tenga mas de 100 años es cuasi-prehistórico! Es lo aquí se considera un water/watering hole, es decir, no mas que un típico bar pero muy como de pueblo, americano en este caso.

Tendiendo en cuenta que era el primer día de trabajo para la chica que servia en la barra y que la camarera que servia las mesas era de la época original de la construcción del bar, poco mas había que esperar del garito en cuestión.

Lo que aquí sigue es la traducción, en el mejor de mis intentos, del texto que acerca del propio local que se podía encontrar en los salvamanteles de papel en las mesas:



Nací en un olvidado día de 1859, en mitad de la época de las hosterias en mitad de las carreteras, cuando los Californianos disfrutaban de las viejos tradiciones para pasar el tiempo. El oro se gastaba con facilidad y un vigoroso Oeste estaba en sus primeros años de formación.

Fuertes y hábiles manos construyeron mis columnas de madera de redwood, fijándolas para la eternidad con clavos y pernos. Ni si quiera el gran terremoto de 1906 pudo reclamar mi alma.

He significado descanso y comida para muchas diligencias repletas de fatigados viajeros. Estos eran los días en donde los mineros pagaban con polvo de oro de las lejanas colinas. Les daba habitación y cama por un dollar la noche. Solía oírles subir mis escaleras con sus pesadas botas y las risas de "elegantes chicas".

Todavía recuerdo un día cuando los habitantes del Sur de Petaluma y el Norte de Santa Rosa se juntaban a mi entrada, pistola en mano, solo para terminar el día bebiendo juntos en el bar. Por mas de un siglo mi primer piso ha sido el lugar favorito para reuniones sociales y fiestas privadas. El General Ulysses S. Grant hablo desde mi balcón ante una multitud entusiasmada.

Un piano de origen europeo hecho para complacer los oídos de reyes y reinas, traído hasta aquí desde Cape Horn, hacia mis bailes los mas vivos y felices de la comarca. Mas de un romance ha nacido entre mis muros. Muchas veces una chica bonita ha embellecido mi sala de baile.

Estoy afirmada en roca segura, entre colinas y tierras de pasto. El aire a mi alrededor huele a eucalipto. En las tardes, la niebla de la costa corre entre las colinas. He crecido y madurado a través de miles de amaneceres y anocheceres, y veré otros miles pasar delante de mi. Soy bien conocida por mi buena comida, bebida y compañía. Aquí te espero. Yo soy the Washoe House.


El texto sin duda habla de tiempos pasados y mejores, pero eso no quita que este local sea un trozo del pasado y de la historia de esta parte del oeste, y sin duda que debió ser la casa mas divertida de la comarca.

Comentarios

  1. José Carlos, para que luego dígas, también en esa parte del mundo hay cosas y casas curiosas. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Si, pero no deja de ser curioso el sentido de antiguedad que tienen aqui, para muchos, cosas de los años 50 del siglo pasado ya son casi tan clasicos como las columnas del Partenon! Bueno, quizas he exagerado un poquito!

    Gracias Froilan

    ResponderEliminar
  3. Hola, ¿que tal estas?
    He leido tu comentario y me gustaria decir que todo cuanto puedas leer en mi blog es completamente cierto.
    Me han pasado demasiadas cosas, todas muy dificiles de superar, y el vaso de mi paciencia y mi esfuerzo hace tiempo que fluye como una fuente.
    Es cierto que no quiero seguir viviendo, tan cierto como que me siento incapaz de dar el paso, aun deseandolo profundamente, porque soy plenamente consciente del dolor y la dificil situacion que vivirian mis padres si esto sucediese.
    De todas formas existe una razon mas por la que aun no he dado dicho paso. Quisiera morir de alguna forma en la que mis organos pudieran ser donados a aquellas personas que aun tengan motivos para seguir adelante, personas que realmente amen la vida, cosa que yo ya no se ni puedo hacer.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario