La Estatua de la Libertad. New York, 1992

Y de que va:
  • Una francesa en el puerto de New York.
  • Las aduanas de la Isla de Ellis.


La Estatua de la Libertad.

Me imagino que os preguntareis que pinta una francesa a la entrada del puerto de New York, a penas cubierta por una tunica. Buena cuestion!

La Estatua de la Libertad fue un regalo de los franceses en 1886 con motivo del centenario de la firma de la Declaracion de la Independencia de los Estados Unidos de America.

Y a pesar de los empire states, central parks o puentes de brooklyn, la Estatua de la Libertad es el elemento que mas caracteriza y simboliza a la ciudad que nunca duerme, el autentica alma mater de la ciudad, y si no que se lo digan a los Cazafantasmas 2 cuando acude al rescate de la ciudad, o en El Planeta de los Simios, cuando Charlton Heston por fin se cosca que los monos han conquistado la Tierra.

La estatua en si a penas llega a los 50 metros, pero desde la base del pedestal se alza hasta casi los 100 metros de altura. En cualquier otra ciudad del mundo destacaria con mucho del resto de los edificios, pero despues de darse una vuelta por Manhattan, no es que ofrezca una impresion de excesiva altura, lo cual es un efecto relativo, por que alta si que es.

La estatua se encuentra en la llamada Isla de Libertad, y durante mas de cien años ha sido la primera imagen que tenian del nuevo continente los inmigrantes que hacian su entrada en barco en el puerto de New York, y que en cierta manera representaba el simbolo de libertad y oportunidad de alcanza la gloria, la fama o el dinero en el continente americano.

La visita a la estatua empieza en el Battery Park, al sur de Manhattan, en donde se puede coger el ferry que te llevara hasta la isla.

El dia en que cogimos dicho ferry, fue uno de los mas frios de la semana que estuvimos en New York. Mas que nublado y con abundante agua-nieve, el paseo en barco por el puerto fue casi como un viaje a la Antartida.

El barco suele dar una vuelta alrededor de la isla para que los visitantes puedan tener una vista de la estatua desde todos los angulos.

La Isla de la Libertad no ofrece muchas mas atracciones a parte de la estatua en si. Hay un paseo que va desde el embarcadero hasta la base de la estatua, en donde se encuentra el consabido museo de la Estatua de la Libertad. Alli se puede encontrar toda la informacion acerca de la estatua en si, como fue construida y transportada, de las replicas que se encuentran en Francia y demas historias y anecdotas de los mas de 100 años de historia de la francesita de piedra.

Una vez concluida la visita y si hay ganas y piernas, se puede hacer cola para subir la estatua en si. La subida es bastante penosa, no es si por lo larga, si no por lo tediosa. La mayor parte de la subida se hace en una escalera de caracol la cual tiende a estrecharse mas y mas, asi que es una de las pocas oportunidades donde no ser alto tiene sus ventajas. Ademas la subida suele estar atestada de gente, lo cual hace que se ralentice aun mas.

La cumbre de la escalera esta en la cabeza de la estatua, justo a la altura de la corona, en donde un diminuto pasillo permite acceder a las ventanas que dan vista al exterior. Lo malo es que las ventanas son diminutas y estaban completamente empañadas y empapadas por la lluvia que estaba cayendo, asi que no fue precisamente una de las excursiones mas excitante del viaje ni con mucho. Me imagino que con otras condiciones metereologicas la impresion seria distinta.


Isla de Ellis.

La Isla de Ellis es un poco una de las principales atracciones de la ciudad, pero una de las mas desconocidas tambien. No mucha gente que visita New York accede a ella, quizas por desconocimiento de su historia, quizas por que no le den importancia al museo que aloja.

Nuestro caso fue mitad casualidad, mitad interes. Dado que el dia que visitabamos la Estatua de la Libertad estaba de lo mas perro y lluvioso, y que el medico del grupo conocia la importancia historica de la isla, decidimos tomar el ferry que salia de la Isla de la Libertad hasta la Isla de Ellis antes de regresar a Battery Park.

La Isla de Ellis fue durante mas de 50 años, hasta mediados del siglo pasado, el punto de entrada de todos los inmigrantes que llegaban a America por barco.

En su construccion principal, hoy en dia convertida en museo y parte del Monumento Nacional de la Estatua de la Libertad, se hacinaban los miles de personas llegadas principalmente de Europa en orden de conseguir el permiso de entrada al pais.

Oficiales de inmigracion no solo procedian a tomar todos los datos personales, familiares y etc de los recien llegados, sino que estos tenian que pasar un examen medico para poder acceder a la ciudad y al pais.

Hoy en dia todavia se puede ver el distinto instrumental medico usado para los reconocimientos y en que condiciones se realizaban, y la verdad es que causa escalofrios el pensar lo que tenia que pasar esa pobre gente antes de poder acceder al sueño de riqueza y prosperidad, que solo unos pocos de ellos lograrian alcanzar.

Comentarios